miércoles, 22 de marzo de 2017

Filipinas: La guerrilla comunista golpea a fuerzas de elite de la Marina del Ejército Filipino aniquilando a siete marines

Guerrilleras del Nuevo Ejército del Pueblo
21 de marzo de 2017
Al menos siete marines del batallón de Marina (MBLT-8) del Ejército Filipino murieron y varios otros fueron gravemente heridos en una emboscada llevada a cabo por guerrilleros comunistas del Nuevo Ejército del Pueblo (NPA, por sus siglas en inglés), dirigido por el Partido Comunista de Filipinas.
Los marines eran miembros del Equipo de Desembarco del Batallón 8 (MBLT-8) y fueron víctimas de una emboscada en Kalamansig, ubicada en la provincia de Sultán Kudarat, en el sur de Mindanao.
El alcalde de la localidad, Ronan Eugene García, ha asegurado que el enfrentamiento tuvo lugar cuando un número aún indeterminado de rebeldes atacaron a los soldados, dando lugar a un tiroteo. Por el momento no se ha dado a conocer la identidad de los fallecidos.
Según el Nuevo Ejército del Pueblo la ofensiva se llevó a cabo como una acción punitiva contra la élite de la fuerza de Marina de las Fuerzas Armadas Filipinas que durante varios años han estado actuando como los perros pagados protegiendo las empresas destructoras de David Consunji, especialmente su tajo abierto minero David M. Consunji, Inc. (DMCI). Las tropas estaban llevando a cabo una operación de combate en Kiamba contra una unidad del NPA en el área.
Según la guerrilla comunista el batallón de marina atacado se había destacado por sembrar el terror y la represión entre el pueblo y por actuar como mercenarios a sueldo de las empresas multinacionales en la zona.
Comunicado del Nuevo Ejército del Pueblo:

https://www.ndfp.org/red-fighters-hit-consunji-hired-afp-marines-in-sultan-kudarat/

Chiang Ching, las ambiciones revolucionarias de una líder comunista. (Parte II)

Estudiante de Mao y camarada de armas.
 Por Zafia Ryan

Aunque Jiang Qing se había unido al Partido algunos años antes, todo en su historia indica que fue el período en Yenan lo que representó un verdadero salto político e ideológico para ella. Asistió a las conferencias de Mao y se unió a la Escuela del Partido mientras trabajaba y daba clases en la Academia Lu Hsun de Literatura y Artes (que, entre otras cosas, entrenaba a las compañías teatrales para servir en el frente). Actuar ya no era su actividad principal. Durante una calma en la guerra, tomó seis meses de entrenamiento militar y se dedicó a estudiar seriamente el marxismo-leninismo.
Mao estaba muy interesado en cuestiones de cultura y se esforzó en buscar debate sobre arte y política con los recién llegados, y Jiang, por su parte, se convirtió en una ávida estudiante de Mao. A finales de 1938, ella y Mao se casaron. Tenían una hija, Li Na, y la criaron con la otra hija de Mao, Li Min.
En la guirnalda de flores que hizo Jiang para el funeral de Mao en 1976, se leía en la dedicación: "de tu estudiante y camarada de armas". A lo largo de sus 38 años de matrimonio, Jiang caracterizó su relación con el Presidente de esta manera y, aunque las tormentas políticas a las que se enfrentaron juntos fueron muchas y diversas, fue durante los intensos días que vivieron en las viviendas de las cuevas que compartieron en Yenan y, a lo largo de los últimos años de la guerra de liberación que Mao lideraba en el noroeste de China, cuando estos estrechos vínculos se forjaron.
Los visitantes extranjeros describieron el ambiente "de guerra comunista", como los vigorosos y animados días de Yenán, cuando los líderes comunistas se mezclaron fácilmente con los campesinos, jóvenes y viejos. Bailaban juntos, y los soldados se lanzaron a cultivar comida. La vida era relativamente simple y se organizaba en torno al único propósito de hacer una guerra popular revolucionario, los brotes verdes y frescos de una nueva sociedad estaban empezando a germinar. Como uno de los eslóganes de Mao carbonizados en los antiguos muros de Yenán dice: "¡Con un hombre con una azada y otro con un rifle, seremos autosuficientes en la producción y protegeremos el Comité Central del Partido!"
No está claro hasta qué punto el PCCh intervino en el matrimonio de Mao y Jiang Qing, pero se ha informado ampliamente que algunos de los líderes del Partido sólo lo consintieron si se apartaba a Jiang Qing de la vida política pública, una situación que debía sofocar su iniciativa muchas veces durante los años posteriores a la liberación, cuando las tareas de la revolución socialista y la construcción socialista comenzaron en serio.
Jiang se unió a un grupo que partió para hacer seis meses de trabajo manual en las colinas de Nanniwan, como parte de un proyecto de recuperación de tierras y de la comunidad autosuficiente que Mao había iniciado en 1939 para alentar la producción en la zona. También comenzó a ejercer como secretaria personal de Mao, por un tiempo, y asistió al famoso Foro de Yenan de Arte y Literatura.
Mao, que siempre insistió en escribir sus propios artículos sin ayuda, Jiang Qing le permitió realizar esta tarea a Mao cuando la enfermedad le impedía escribir, pero incluso en este puesto, dice que se le negó el pleno respeto de los demás hombres del Liderazgo del PCCh.
A pesar de las dificultades para enfrentar la tuberculosis a principios de los años cuarenta, Jiang enseñaba artes dramáticas en la Academia Lu Hsun y dirigió la producción de obras llamando a las masas a resistir a la agresión japonesa, que fueron llevadas a la gente local y al frente.
Chiang Kai-shek bombardeó Yenan en marzo de 1947, obligando a la dirección del Partido a mudarse. Jiang ejerció como instructora política del Tercer Regimiento en el teatro del Noroeste, donde dice que los años más difíciles de la guerra de liberación se llevaron a cabo, desde marzo de 1947 hasta junio de 1949.
Este es el período que inspiró las célebres obras nuevas desarrolladas durante la Revolución Cultural, el Concierto para Piano del Río Amarillo y dos de las óperas revolucionarias, La Linterna Roja y Shachiapang. Ella recuerda el calor de las masas y sus lágrimas de júbilo cuando Mao y ella visitaron algunas aldeas a lo largo de la ruta de la marcha, así como el dolor que sufrieron cuando le protegían al negarse a decir su nombre en público.
Coincidiendo con el "Doble Diez Manifiesto" de Mao (publicado el 10 de octubre de 1947), invitaba a todo el pueblo a derrotar a Chiang Kai-shek y unir a la nación. Uno de sus deberes era organizar una campaña para recordar el sufrimiento pasado entre las tropas y para llevar a cabo los "tres chequeos", lo que significó supervisar el cumplimiento del código de conducta del Ejército Rojo, concentrado en las Tres Reglas de Disciplina y los Ocho Puntos de Atención. Poco después, a medida que los escritos de Mao se popularizaban en la Nueva Democracia y se extendieron por toda China, se inició una campaña más general para consolidar el ejército, en parte como un preludio a la reforma agraria. Jiang también dirigió un grupo de debate como parte del trabajo de una unidad de propaganda. Más tarde, cuando el Estado de la Nueva Democracia se estaba organizando en Pekín, en la primavera de 1949, se unió a la Secretaría del Partido.
Jiang dice usar el tiempo entre enfrentamientos con el enemigo para aprender más a cerca de la situación política y social de los campesinos, como trabajo preliminar para el lanzamiento de la reforma agraria. Una historia sobre la cuestión de la mujer desde una provincia costera durante ese período, en el cual el concubinato era común, era revelador. Un terrateniente, que había forzado a sus múltiples concubinas a hacer tareas domésticas, tales como llevarle a él en una silla de manos de mimbre y hacer todo el trabajo de campo, era particularmente odiado. Durante la reforma agraria sus concubinas le denunciaron ante toda la comunidad, destrozándolo; ellas, como compensación, recibieron cada una, una parte de sus tierras para trabajarla por su cuenta. Reforma Agraria e Investigación Social. 
La capacidad de Jiang Qing de desarrollar su conocimiento como una crítica revolucionaria y de promover una línea proletaria en el Arte, así como para dirigir a otros en el ámbito de lo cultural, se enraiza en parte en su experiencia de llevar a cabo una investigación audaz y extensa en la década de 1950, cuando luchó obstinadamente contra las fuerzas que trataban de mantenerla invisible y silenciosa. Junto con el estudio y desarrollo de las cuestiones políticas e ideológicas, su inclinación a trabajar entre las masas y a conocer de primera mano las condiciones y problemas que enfrentaban los campesinos y trabajadores para revolucionar la sociedad, demostraron ser de gran utilidad durante la lucha con los artistas, unos diez años después, sobre cómo representar las cualidades revolucionarios de estos nuevos héroes, sustituyendo a los terratenientes y a las emperatrices en el escenario, por no mencionar su capacidad para tomar una postura correcta en la lucha de clases que había entre los dirigentes del Partido. 
Debilitada por la guerra y padeciendo numerosos problemas de salud, Jiang Qing fue enviada a Moscú en muchas ocasiones durante la siguiente década, con largos períodos de tratamiento médico, ya que la mayoría de los hospitales chinos habían sido destruidos durante la guerra. Los enemigos de Mao vieron esto como una forma de mantenerla fuera de su camino; ella cuenta que se le negó el permiso para regresar a Pekín a finales de la década de 1950, incluso cuando los doctores de Moscú no estaban haciendo nada para mejorar su condición cuando estaba al borde de la muerte por su cáncer cervical.
Jiang recuerda su alegría cuando escuchó en la radio soviética la noticia de la audaz huelga del Ejército Popular de Liberación (EPL) contra el buque de guerra británico, el "Amethyst", en abril de 1949. Poco después de la fundación de la República Popular en el otoño de 1949, regresó a Pekín e hizo planes para investigar algunas áreas rurales cercanas a Shanghai, donde se estaba iniciando la reforma agraria.
Ya durante la Campaña del Noroeste había adquirido cierta experiencia poniendo en práctica la política agraria revolucionaria de Mao, dirigiendo a los campesinos en el derrocamiento de los terratenientes y la redistribución de la tierra. Después de que un viaje organizado oficialmente a las áreas rurales, de las afueras de Shanghai, fuese impedido por algunos renegados del Partido que controlaban la extensa región oriental (aparentemente, leales de Wang Ming que, desconociendo al Partido, se habían unido al Kuomintang), Jiang Qing se vio obligada a actuar por su propia cuenta y llegar a la ciudad industrial de Wusih en la provincia de Kiangsu. Allí estudió los antecedentes de la región, el sistema de propiedad de la tierra y la economía local antes de visitar las regiones rurales próximas. Aprendió, por ejemplo, que los campesinos no eran capaces de ser autosuficientes con la comida, y que dedicaban parte de su tierra a la producción de té y seda para intercambiarlo por arroz.
Y que la interrupción de la producción durante el período de la ocupación japonesa continuaba impidiéndoles obtener lo suficiente para comer. Unos años después, visitó lo que había sido un "condado modelo" del Kuomintang, donde aunque las mujeres hacían la mayor parte del trabajo, (mientras los hombres jugaban y bebían té), no tenían permitido arar. "Por lo que yo fui a arar por mi propia cuenta", relata Jiang. Las desigualdades materiales entre hombres y mujeres eran más pronunciadas en el campo que en la ciudad. Aunque la reforma agraria distribuyó la tierra a ambos sexos sobre la base de la igualdad, en realidad se llevó a cabo desigualmente. Las mujeres a menudo tenían parcelas más pequeñas o la peor tierra, y debido al peso de su opresión no se defendían.
Los hombres solían aprovecharse de esto para negarse a compartir herramientas agrícolas, y dejando los peores trabajos con los salarios más bajos para las mujeres, a pesar de la política gubernamental de igual salario para igual trabajo, establecida por el Partido Comunista. La Reforma Matrimonial aprobada en 1950 fue hecha principalmente para proteger a las mujeres, para darlas libertad de elección y derecho al divorcio. Tal y como Jiang Qing lo describió, las viejas prácticas e ideas tradicionales son difíciles de derrocar, y los matrimonios arreglados continuaron en algunas áreas. Fue a algunas aldeas durante este período para ayudar a resolver disputas de divorcio, y dar una guía a los Comités Locales del Partido para que aprendieran a resolver dudas y a crear una opinión pública que persuadiese, en vez de seguir las demandas de las masas por soluciones extremas, como por ejemplo, sentencias de muerte en conflictos de divorcio.
Jiang Qing deseaba participar en la lucha de clases por transformar el campo chino, y en el otoño de 1951 partió con un equipo de trabajo para evaluar el desarrollo de la reforma agraria en el área de Wuhan, en el río Yangtze. Mientras Mao la apoyaba, otros altos cargos del Partido se oponían a este contacto con las masas, y la obligaron, junto con sus guardaespaldas, a abandonar el tren antes de llegar al campo. 
Rechazando rendirse, Jiang Qing se llevó a sus guardaespaldas y organizó una investigación por su propia cuenta en un área particularmente difícil que había sido un bastión del Kuomintang (KMT) durante los largos años de la guerra popular y que se mostraba excepcionalmente resistente a la reforma agraria. La reforma agraria tuvo sus giros y vueltas. Mao había fijado las tres grandes montañas del feudalismo, el capitalismo burocrático y el imperialismo, como blancos, que en el campo significaba centrarse en la clase de los terratenientes y en los tiranos locales que dirigían las organizaciones de terratenientes.
 Trabajando con la comunidad, el equipo de Jiang Qing señaló a entre el 8 y el 20% de los peores delincuentes y, basándose en la Ley de Reforma Agraria, les llevó ante la justicia. Jiang contó la dificultad de contener la ira de las masas, una vez se desencadenaba, contra los odiados tiranos: a veces, el equipo debía protegerlos de ser golpeados hasta muerte, llegando a ser atacado físicamente el propio equipo a veces. El equipo llevó a los delincuentes ante el Tribunal Popular para sentenciarles, los cuales a veces morían al llegar. Entonces, se redistribuyeron la tierra y los bienes, y para ello tuvo que hacerse un cuidadoso análisis de clase.
 La propuesta espontánea era ampliar los objetivos sociales, lo que significaba que los campesinos medios (que generalmente tenían pequeñas parcelas insignificantes) eran expropiados, no más que los campesinos ricos, los terratenientes; pero también surgieron algunos "errores de derecha", que dejaban a los terratenientes intactos. Jiang Qing destacó que la estratificación variaba de un área a otra, por lo que las leyes agrarias debían ser aplicadas de manera diferente. Al dividir la propiedad del terrateniente, el equipo del Partido alentó "las mentes abiertas", que cada hogar tomara sólo lo que necesitaba. ¡Jiang recordaba riendo una imagen de aquellos días, de terratenientes perezosos que se vistieron con tantos vestidos y trajes para salvarse que no pudieron moverse! 
Para llevar a cabo el trabajo de la reforma agraria, el equipo de Jiang Qing estudió el marxismo-leninismo e intentó seguir y aplicar el énfasis de Mao en la necesidad de organizarse. Después de distribuir la tierra, se dedicaron devotamente a esta tarea, estableciendo un nuevo gobierno local democrático y organizando elecciones en las asociaciones campesinas. 
En la época en la que Mao reunió una colección de artículos, "Brotes socialistas en el campo de China", con el fin de crear una opinión pública a favor de las cooperativas en 1955, Jiang Qing también escribió un texto llamado "¿Tiene el pueblo suficiente para comer con las raciones de grano?" Detallando necesidades individuales, aboga por el racionamiento de grano en las ciudades, donde hubo una resistencia considerable a la reorganización de la producción en el campo.

Traducción: @Jiang69 y @amisirlou
Fuente: https://elgransaltoadelante.blogspot.cz/2016/12/jiang-qing-las-ambiciones_67.html

Campaña Internacional por la defensa del Presidente Gonzalo y su todopoderoso pensamiento: Llamamieno del Revolucionario Aufbau Bremen.

¡Defender al camarada Gonzalo! ¡Solidaridad con el PCP! Libertad para todos los presos políticos
Con una traducción inglesa inoficial de un llamamiento realizado en alemán por el Revolucionario Aufbau Bremen.
-¡Defed camarada Gonzalo! ¡Solidaridad con el PCP! Libertad para todos los presos políticos -
El miércoles 22 de marzo tendrá lugar una manifestación frente a la embajada peruana en Berlín, Mohrenstraße 42, a las 4 p.m. en solidaridad con el Partido Comunista del Perú y el camarada Gonzalo.
El camarada Gonzalo ha construido el PCP de acuerdo con los principios del marxismo-leninismo-maoísmo y ha creado el partido organizado basadop en el centralismo-democrático para la clase obrera peruana. Como Presidente del PCP ha iniciado la Guerra Popular en los años ochenta. El 12/09/92 fue arrestado en Lima y está desde entonces en aislamiento absoluto.
El camarada Gonzalo siempre ha sostenido el principio de la línea de masas. Es un marxista-leninista-maoísta y por eso sabe que las masas hacen historia. También sabe por eso, que existe la necesidad de una vanguardia organizada, el Partido Comunista. Que practica el centralismo-democrático y tiene una dirección. Como Presidente del PCP fue parte de ese liderazgo y fue atacado, arrestado y desde entonces torturado mediante al aislamiento como tal.
Como el PCP ha comunicado al Movimiento Popular Perú el camarada es privado de un médico de urgencia por sus carceleros. Aceptan esto como su muerte apropiada.
Ellos apuntan a uno, pero nos golpearon a todos. El arresto y aislamiento de Musa Asoglu en Hamburgo, pretende debilitar la resistencia revolucionaria en Alemania y Turquía. La detención del camarada Saibaba en la India tiene como objetivo debilitar la guerra popular allí. Los allanamiento de casas en toda Alemania apuntan a intimidarnos antes del G20. El asesinato de Gonzalo en la cárcel peruana pretende debilitar la reorganización del PCP.
Ven a Berlín mañana a la embajada peruana. ¡Demuestra que no nos intimidaremos! Demuestre que estamos de pie junto a todos los camaradas que tienen el arma en sus manos!
¡Libertad para todos los presos políticos!
¡Viva la guerra popular en el Perú!
 ----------------------------------
English translation of a call made by Revolutionärer Aufbau Bremen:
Defend Comrade Gonzalo! Solidarity with PCP! Freedom for all political prisoners

We document an inofficial English translation of a call made by Revolutionärer Aufbau Bremen.
-Defend Comrade Gonzalo! Solidarity with PCP! Freedom for all political prisoners-
On Wednesday the 22nd of March there will be a rally in front of the Peruvian embassy in Berlin, Mohrenstraße 42, at 4 p.m. in solidarity with the Communist Party of Peru and Comrade Gonzalo.
Comrade Gonzalo has constructed the PCP according to the principles of Marxism-Leninism-Maoism and created the democratic-centralistic organised party for the Peruvian working class. As chairman of the PCP he has initiated the Peoples War in the eighties. On 12/09/92 he was arrested in Lima and is since than in solitary confinement.
Comrade Gonzalo has always upheld the thought of the mass line. He is an Marxist-Leninist-Maoist and because of that he knows that the masses make history. Also he knows because of that, that there is the need of an organised vanguard, the Communist Party. That it is democratic-centralistic and has a leadership. As chairman of the PCP he was part of that leadership and was attacked, arrested and since than tortured with isolation as such.
As the PCP has communicated to the Peoples Movement Peru the Comrade is deprived of an urgently needed doctor. They accept his death appropatory.
They aim for one but they hit all of us. The arrest and solitary confinement of Musa Asoglu in Hamburg, aims to weaken the revolutionary resistance in Germany an Turkey. The arrest of Comrade Saibaba in India aims to weaken the Peoples War there. House searches all over Germany aim to intimidate us before the G20. The murder of Gonzalo in the Peruvian jail aims to weaken the reconstitution of the PCP.
Come to Berlin tomorrow to the Peruvian embassy. Show that we wont be intimidated! Show that we are standing together with all comrades holding the weapon in their hands!
Freedom for all political prisoners!
Long live the Peoples War in Peru!

BRASIL: Comunicado del Partido Comunista do Brasil (Fraçâo Vermelha) en defensa del Pte. Gonzalo.


¡Proletarios de todos los países, uníos!
Comunicado:
 
Campana internacional por la Defensa de la Vida y Salud del Presidente Gonzalo
 
Ante los gravísimos  hechos públicos a fines de febrero acerca de la salud y la vida del Presidente Gonzalo, el mas grande Marxista-Leninista-Maoísta viviente sobre la faz de la tierra  y atendiendo al llamado emito por el PCP  convocamos al Movimiento Comunista Internacional, así como a todas las organizaciones revolucionarias, democráticas, y a las masas populares de todo el mundo a darle un mayor impulso a Campaña Internacional en Defensa de la Vida y Salud del Presidente Gonzalo, promoviendo actos públicos ante representaciones diplomáticas y comerciales del viejo Estado Peruano, en las calles con y pronunciamientos publicos, pintas, pancartas, bajo la consigna “Defender la vida y salud del Presidente Gonzalo y el Pensamiento Gonzalo!”, coordinadamente en todos los continentes culminando esta parte el 23 de marzo de 2017, como día internacional de acción.
 
¡HONOR Y GLORIA AL HEROCO PUEBLO PERUANO! 
¡DEFENDER LA VIDA DEL PRESIDENTE GONZALO Y SU TODOPODEROSO PENSAMIENTO GONZALO!
 
Partido Comunista do Brasil (Fração Vermelha) – PCB (FV)
Marzo de 2017
Maoist Road joins the Campaign

INDIA: Los maoístas convocan una huelga general el 29 de marzo en defensa del prof. GN Saibaba.

correovermello-noticias
New Delhi, 22,03,17

Según informa un reporte de la agencia TNN, los naxalitas han convocado una huelga general nacional, Bharat bandh, en protesta por la condena a Cadena Perpetua del profesor de la universidad de Delhi, G.N. Saibaba y otros cuatro activistas, el pasado 7 de marzo.
La acción, prevista 29 de marzo, cierra la Semana Anti-capitalista que conmemora los asesinatos de los lideres revolucionarios Bhagat Singh, Sukhdev y Rajguru. 






DazibaoRojo

martes, 21 de marzo de 2017

Chiang Ching, las ambiciones revolucionarias de una líder comunista. (Parte I)

Chiang Ching (Jiang Qing), la líder revolucionaria de la China Socialista y compañera del Presidente Mao Tse Tung.

 Jiang Qing, las ambiciones revolucionarias de una líder comunista 
Por Zafia Ryan


Durante 15 años, Jiang Qing había sido encarcelada por los revisionistas que tomaron el poder en 1976 y que restauraron el capitalismo en China; fue estando en sus manos innobles, manchadas de sangre, que su vida llegó a su fin el 14 de mayo de 1991, en unas circunstancias muy sospechosas. Con la muerte de la camarada Jiang Qing, el proletariado internacional ha perdido una de sus mejores líderes. Para aquellos que se atreven a soñar con la revolución, e incluso más, para aquellos que se atreven a realizarla, Jiang Qing se erige como un poderoso ejemplo de atacar sin miedo lo viejo y decadente, trazando con valentía el camino para el surgimiento de lo nuevo, de un nuevo orden social, contra todos los giros y vueltas, a veces sangrientas, de la lucha. Su dedicación, durante toda su vida, a la causa comunista de Mao Tse Tung le permitió hacer contribuciones importantes a la experiencia y el entendimiento de la revolución proletaria.
Defendió desde las raíces de su alma ardiente el derecho de las masas a asaltar los cielos, a desafiar la tradición en cualquier esfera. Ella luchó por (y chocó de frente con aquellos que no lo hicieron) la visión de largo alcance de Mao, de transformar el mundo desde abajo, y arrasar con las clases sociales y con toda forma de desigualdad social. Su posición ideológica era el marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung.
A pesar de que principalmente se le impidió desempeñar un papel político público hasta la década de 1960, Jiang Qing dio grandes pasos en preparación para esto, mediante la realización de la investigación en las artes y otras áreas, incluyendo el movimiento por la reforma agraria. En la intensa lucha interna del Partido, después del Gran Salto Adelante, dio un paso adelante para ayudar activamente a Mao y a los revolucionarios a lanzar la Gran Revolución Cultural Proletaria (GRCP).
Rápidamente y con entusiasmo, demostró estar a la altura de lo que se le demandaba en los extraordinarios tiempos de la Revolución Cultural, inyectó contundente energía política y liderazgo en el frente, alentando a la rebelde juventud, y aportando guía práctica al pueblo, esforzándose para dar lugar a las innovaciones socialistas. Jiang se convirtió rápidamente en una indispensable líder de la Izquierda revolucionaria.
Su lucha contra los revisionistas que dominaron las importantes esferas de la cultura y la educación, allanó el camino para su derrocamiento durante la Revolución Cultural. Ella también fue fundamental en revolucionar las artes. Ella misma luchó para sacar hacia adelante a las mujeres, rompiendo barreras y siendo un gran ejemplo para las demás.
Como destacada líder del Partido Comunista de China (PCCh) durante los últimos diez años extraordinarios de gobierno proletario, se enredó más ferozmente en lucha de clases dentro del Partido, luchando implacablemente para fortalecer el carácter revolucionario y la línea correcta del Partido, bajo el liderazgo de Mao, y para defender y aplicar plenamente, y consolidar, los avances de la Revolución Cultural.
Los campamentos revisionistas dentro del PCCh, esperaban, en la lucha de clases, aplastar la línea revolucionaria de Mao, para restaurar el capitalismo y arrastrar a China por el camino de la prostitución y del imperialismo una vez más. Unieron sus fuerzas después de la muerte de Mao, y detuvieron a Jiang Qing y a los seguidores de la izquierda apenas pasado un mes.
Estos sectores revisionistas inmediatamente tuvieron que suprimir la oposición. Al principio se presentaron como los verdaderos sucesores de Mao y retrataron a Jiang Qing y a la izquierda como revisionistas, los renegados y enemigos de Mao. (Sólo para confundir a la gente, incluso pusieron algunos de sus propios "huevos malos" en el juicio contra la Banda de los Cuatro, como ella y sus compañeros fueron llamados).
Con su desprecio a Jiang Qing, lanzaron una campaña para desacreditar toda su vida, respaldada con una muestra de represión y de fuerza para intimidar a sus seguidores, dando paso a un golpe de Estado revisionista y a la usurpación del poder estatal. Pero ella esquivó sus cobardes ataques y, frente a sus amenazas de matarla, continuó junto con su revolucionario compañero Chang Chun-Chiao. Elevaron heroicamente la bandera roja, defendieron el derecho de hacer la Revolución y el socialismo en el juicio histórico de 1980. Una rebelde contra la tradición.
Desde el momento en el que arrancó las cadenas de sus pies siendo una niña, Jiang Qing fue una rebelde. Creció en una China tallada por las potencias imperialistas, en los días de barbarie de la pobreza, cuando, como dijo Mao: “los árboles estaban tan desnudos como la gente, porque la gente estaba ocupada comiéndoselos”, y en condiciones de opresión feudal en las que "las campesinas anhelaban renacer como perros para ser menos miserables".
Las áreas alemanas de la provincia de Shantung, donde Li Chin (como se la llamaba entonces) nació en 1914 en una familia artesana pobre, fueron tomadas por Japón en la Primera Guerra Mundial como un punto de apoyo para acceder a toda China.
Su padre, un fabricante de ruedas, sacaba su furia de ser pobre golpeando a su esposa y a su hija, hasta que su madre le dejó para trabajar como sirvienta de un terrateniente. Jiang Qing recordaba que a menudo tenía hambre, pero que era más afortunada que muchas porque podía ir a la escuela. Le dijo a un entrevistador que la clase que más odiaba en la escuela primaria era el auto-cultivo en la moral confuciana (asignatura que como según ella indicó, enseñaba a obedecer a las autoridades), y que era golpeada por soñar despierta. Recuerda su náusea y su horror cuando era niña, al ver a los deudores decapitados y colgados de un poste, y los sonidos de ejecuciones de ladrones que habían robado comida, resonando en sus jóvenes orejas.
Jiang se interesó por primera vez en actuar a la edad de 15 años. Estudió en una escuela experimental de teatro de arte dirigida por el gobierno, habiendo sido aceptada sólo porque no había suficientes niñas inscritas. Pero la escuela se cerró poco después, bajo la presión del ejército de un señor de la guerra estacionado en la ciudad de Tsinan. Ella y algunos de los profesores y estudiantes fueron a Pekín como parte de un grupo teatral de gira.
Fue el incidente de Mukden el 18 de septiembre de 1931, cuando los imperialistas japoneses se apoderaron de Manchuria, el primer punto de inflexión política para Jiang. Desde muy joven odiaba la ocupación extranjera de su país, pero en ese entonces decidió que debía tomar posición. Pronto se unió a la Liga de Dramáticos de Izquierda (que fue dirigida por el Partido Comunista) en Tsingtao, donde trabajó como secretaria de biblioteca en la universidad, y fue entonces cuando comenzó a leer a Lenin.
Con sus amigos, formó la Sociedad del Drama del Mar, que salió al campo para poner juegos antijaponeses y para popularizar las áreas "soviéticas" que habían sido instaladas por el ejército rojo chino. Descubrieron la pobreza que nunca habían visto en las ciudades, y se dieron cuenta de que distinguir más claramente entre los objetivos de las fuerzas nacionalistas del Kuomintang (KMT) y los comunistas no era una cuestión académica. Jiang, en respuesta a la agresión japonesa, apoyó a una línea de "resistencia total" y comenzó a ser conocida como una "agitadora" alrededor de los círculos universitarios en los que se mudó.
En realidad, Jiang sólo tenía un total de ocho años de educación formal, incluyendo cinco en la escuela primaria, aunque con bastante frecuencia se sentaba en las clases universitarias que le interesaban. Como ella lo describe, aprendió más de la "educación social", que de la escuela normal, que para ella comenzó en 1933. Más tarde, fue admitida en el entonces Partido Comunista Chino subterráneo. En el turbulento período de los años treinta había decidido que hacer la revolución era mucho más importante que escribir poemas y ensayos.
Sin embargo, cuando Jiang fue enviada a trabajar en Shanghai en la primavera de 1933, convertirse en un miembro activo del Partido resultó ser mucho más difícil. Bajo la dominación del principal rival político de Mao, Wang Ming, y su línea de insurrección urbana, la estructura del Partido se disolvió casi por completo, y allí el oportunismo era abundante. Muchos de estos líderes del PCCh, si no estaban colaborando directamente con el KMT, usaban las nuevas fuerzas atraídas por el comunismo de entre los cientos de miles de intelectuales de izquierda atraídos a la cosmopolita ciudad de Shangai para protegerse de los draguets regulares del Kuomintang.
La primera asignación de Jiang Qing en Shanghai fue con la Compañía de Estudio de Trabajo de Shanghai. Se convirtió en una actriz de teatro, actuando en numerosas obras de teatro progresivo que llamó a la gente a defender China contra Japón. Durante un período posterior ejerció como maestra de escuela nocturna para mujeres trabajadoras, visitó muchas fábricas y se familiarizó íntimamente con las miserables condiciones de trabajo en la fábrica, especialmente en las grandes fábricas textiles japonesas y en las fábricas de cigarrillos de propiedad británica. Fue detenida por el KMT (con la ayuda de una vieja amiga suya, que se había convertido en una enemiga del PCCh y que se había unido a la policía secreta) y estuvo detenida durante ocho meses; al menos, su tiempo en la cárcel le enseñó algunas lecciones sobre cómo engañar a los carceleros del KMT.
Ser actriz de cine en la década de 1930 en Shanghai significaba ir en contra de la tradición en todos los frentes. Se consideraba una profesión de mujeres frescas y socialmente radicales. Las actrices eran carne de persecución, una persecución con el objetivo de agitar los "instintos" feudales de sus víctimas y conducir a las mujeres al suicidio, un resultado frecuente. El renombrado escritor revolucionario, Lu Hsun, fue muy influyente en este período y simpatizaba con los comunistas, fue uno de los mentores de Jiang Qing. Escribió sobre este problema y sobre la cuestión de la mujer en varios ensayos, especialmente en uno llamado "Gossip is a Fearful Thing", que habló de la injusta calumnia contra las mujeres en las artes escénicas y los ataques misóginos de la prensa.
A mediados de los años treinta, Mao y el Ejército Rojo estaban terminando la Larga Marcha. Jiang se involucró aún más en la actuación cinematográfica, principalmente con el fin de comer, y se encontró con que todavía estaba totalmente dominada por Hollywood, con la excepción de unas pocas películas democráticas. También escribió algunos artículos en la revista izquierdista Iluminación. Después de que su secuestro fuese falsamente denunciado en la prensa (para presionarla al suicidio), denunció esta amenaza personal en un artículo del periódico de Shanghai, llamado "Mi carta abierta". En 1937, poco antes de que los japoneses se trasladaran a bombardear Shanghai, Jiang viajó hacia el norte, a la sede del Ejército de la Octava Ruta del PCCh en Sian, donde ella y muchos otros jóvenes radicales pidieron ir a la base del Ejército Rojo en Yenan, lejos.

Traducción: @Jiang69 y @amisirlou
Fuente: https://elgransaltoadelante.blogspot.cz/2016/12/jiang-qing-las-ambiciones_67.html

lunes, 20 de marzo de 2017

Los maoístas difunden fotografías de modernas armas incautadas a la CRPF, una semana después del encuentro de Sukma.


Una semana después del encuentro de Sukma, donde murieron 12 miembros de la Policía Central de Reserva (CRPF), el partido maoísta publicó un comunicado de prensa con una imagen de armas modernas montadas que poseían del personal muerto del CRPF.El cuadro, junto con la declaración emitida por el Comité Divisional South Bastar de CPI (maoísta), mostró cuatro rifles de asalto AK-47, seis rifles INSAS, una ametralladora ligera (LMG), un lanzador de granadas de barril bajo (UBGL) Más de 1130 cartuchos de bala llevados por los rebeldes.Los maoístas elogiaron a sus cuadros del Ejército Guerrillero de Liberación del Pueblo (PLGA) - el brazo armado de la organización prohibida - que "llevó a cabo" el ataque en una fiesta de apertura de carreteras, matando a doce jawans CRPF en Sukma el 11 de marzo.Mientras tanto, la policía Bastar calificó la nota de prensa maoísta como "nada más que propaganda".La declaración de la brigada Roja también lleva acusaciones de las fuerzas de seguridad que infligen atrocidades a los aldeanos tribales locales en Bastar, al sur de Chhattisgarh.Este es el tercer gran encuentro este mes en la zona Bastar. El jueves, dos miembros del PCI (maoísta) fueron asesinados en Narayanpur y el 11 de marzo los maoístas armados emboscaron un partido de apertura de carreteras (ROP) matando a doce jawans de CRPF en Sukma.Los maoístas tienen presencia en al menos 16 de los 27 distritos del Estado pero son los más activos en la región Bastar del sur de Chhattisgarh.

FERP-Chile: Estudiantes: ¡A servir al pueblo de todo corazón!

Movimiento Estudiantil
 
ESTUDIANTES: ¡A SERVIR AL PUEBLO DE TODO CORAZÓN!

Muchos estudiantes entramos a la universidad pensando en que ahí podemos formarnos para cambiar la sociedad. Solucionar los problemas de la sociedad implica acabar con la explotación, expulsar al imperialismo y aplastar a los terratenientes y grandes burgueses. 
Ellos históricamente han intentado sofocar nuestros anhelos de cambio y así han impuesto los planes de estudio. ¿Qué ideas intentan inyectarnos? Basura como “el problema está en los profesionales, debemos formar una nueva generación que reemplace a los antiguos y cambien la sociedad”, “el problema está en el gobierno de turno, por tanto se requiere ir a votar”, “el problema es que existe la razón (¡!)”, “el problema es que no existe la verdad objetiva y solo existe la verdad de cada uno (¡!)”. En síntesis, desenfocar la lucha contra la explotación. 
En medio de este mar de estupideces, muchos estudiantes suelen titularse más confundidos que antes respecto a cómo solucionar los problemas de la sociedad. Luego entran a trabajar y sufren directamente la pesada explotación no advertida por la universidad y la cesantía generada por los explotadores. Se dan cuenta que la universidad no los preparó para trabajar, porque en ella está desligada de la práctica, por tanto, de la realidad. 
A esto se suma la deuda del arancel universitario, millones de pesos para escuchar cuestiones como “no existe la verdad”. Podría parecer una total ridiculez, pero tiene su explicación. 
A inicios del siglo XX se potenció la educación científica para desarrollar la industria que se estaba generando al servicio del imperialismo, por eso en esos años ¡se invertía en experimentación e investigación científica! 
Pero estos proyectos ya no tienen importancia porque el imperialismo ya genero los medios para saquearnos plenamente, ya no necesita desarrollar ninguna industria, incluso, ha desindustrializado el país. Por eso, ya no le interesa inversión en educación científica, ni gratuita y se enseña pura basura posmoderna. 
Los estudiantes debemos desengañarnos de la educación universitaria y fundirnos con las masas. Encaminarnos en servir de todo corazón al pueblo, sobre el cual está la misión histórica de derrocar a los explotadores. 
¡La única forma de cambiar esta situación es luchando contra cada efecto de la explotación, pero en función de barrer con la explotación misma, que es la causa de nuestros problemas! ¡Luchando por conquistar el poder y así ganar definitivamente el derecho completo a la educación gratuita, científica y de masas!
 

Propaganda distribuida entre estudiantes de Derecho

domingo, 19 de marzo de 2017

Tesis sobre la situación internacional y las tareas del Movimiento Comunista Internacional

¡Proletarios de todos los países, uníos!


Declaración Conjunta de Partidos y Organizaciones Maoistas:
 
Sobre la Situación Internacional y las Tareas en el MCI
 V Encuentro de Partidos y Organizaciones Marxista-Leninista-Maoístas de América Latina
.
El imperialismo no vivirá mucho porque perpetra toda clase de infamias. Sostiene con obstinación a los reaccionarios de los distintos países, hostiles a los pueblos. Ocupa por la fuerza muchas colonias, semicolonias y bases militares. Amenaza la paz con una guerra atómica. De esta manera, forzada por el imperialismo, más del 90 por ciento de la población mundial se está alzando o se alzará en masa a la lucha contra él. Pero el imperialismo aún está vivo; todavía hace y deshace en Asia, África y América Latina. En el mundo occidental, los imperialistas siguen oprimiendo a las masas populares de sus propios países. Esta situación ha de cambiar. Es tarea de los pueblos del mundo entero poner término a la agresión y opresión que realiza el imperialismo, principalmente el imperialismo norteamericano.
Presidente Mao Tsetung. Entrevista con un corresponsal
de la Agencia de Noticias Sinjua (29 de septiembre de 1958)

.
Desde los inicios de la época del imperialismo, las distintas potencias y superpotencias imperialistas vienen intensificado su explotación y opresión sobre el proletariado en sus propios países y vienen saqueando y sometiendo al proletariado, al campesinado y al conjunto de las masas populares en las colonias y semicolonias, todo con el propósito de asegurar el saqueo de las materias primas, asegurar mercados para sus capitales y mercancías y el lucro máximo. Este saqueo y explotación ha causado dos guerras mundiales e indecibles miserias y penalidades al proletariado y los pueblos del mundo, atizando la lucha de clases hasta niveles magníficos que desembocaron en las más gloriosas experiencias revolucionarias en la historia de la humanidad, la conquista del Poder para el proletariado (dictadura del proletariado) y el inicio de la construcción socialista, en curso a la abolición de las clases y de toda forma de explotación, el dorado comunismo.
Con el surgimiento del imperialismo, el mundo quedó dividido entre un puñado de naciones opresoras y un inmenso número de naciones oprimidas, madurando las condiciones para la revolución mundial. Con el triunfo de la Revolución de Octubre se abrió la era de la revolución proletaria mundial, que es la tendencia histórica y política principal. La lucha entre revolución y contrarrevolución en la era del imperialismo y la revolución proletaria mundial nos ha legado las más importantes experiencias de la lucha de clases-los triunfos de las grandes revoluciones en Rusia y China, el impulso a las luchas de liberación nacional y la Gran Revolución Cultural Proletaria-, y con la guerra popular en Perú se inició la ofensiva estratégica de la revolución proletaria mundial. De esta forma la ideología científica del proletariado, única ideología científica, se desarrolló hasta una nueva, tercera y superior etapa: el maoísmo.
Sostenidos en los aportes del pensamiento gonzalo, resultado de la aplicación del maoísmo a la revolución en el Perú, nos reafirmamos en que ser comunista hoy es ser marxista-leninista-maoísta, principalmente maoísta, y que es tarea de los comunistas enarbolar, defender y aplicar el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente aplicarlo, para imponer el maoísmo como mando y guía de la revolución proletaria mundial, y que pase a comandar cada vez más la nueva gran ola de la revolución proletaria mundial.
El Presidente Mao nos indicó una y otra vez que, como comunistas, tenemos el deber de utilizar la concepción marxista, el punto de vista marxista y el método marxista para estudiar el mundo objetivo, con el único propósito de transformarlo. Y que al estudiar la realidad objetiva debemos esforzarnos por asir la contradicción principal en cada momento, que debemos centrarnos principalmente en torno a la lucha de clases y la lucha de dos líneas, para lo cual debemos analizar las relaciones de clases fundamentales y la correlación de fuerzas de clase.
Nos reafirmamos en que únicamente sostenidos en el marxismo-leninismo-maoísmo y los aportes de validez universal del pensamiento Gonzalo podremos orientarnos en la comprensión del desenvolvimiento de las contradicciones fundamentales, asir la contradicción principal del mundo actual para definir correctamente la política y las tareas que se desprenden de la situación objetiva, cuidándonos del subjetivismo, la superficialidad y la unilateralidad, y distinguiendo las contradicciones entre nosotros y el enemigo de las contradicciones en el seno del pueblo.
Las contradicciones fundamentales del mundo actual
Primera contradicción: entre naciones oprimidas, por una parte, y superpotencias y potencias imperialistas, por otra.
Esta es la contradicción principal en el mundo actual. Existe, por una parte, un gran número de naciones oprimidas, que son países coloniales o semicoloniales, sometidos económica, política y culturalmente al imperialismo, aunque estos últimos cuenten con una soberanía o independencia formal; por otra parte, está un puñado de potencias imperialistas, ya sean éstas superpotencias o potencias, en cualquier caso naciones opresoras.
En el campo de las potencias imperialistas, el imperialismo yanqui es la superpotencia hegemónica única, Rusia es aún superpotencia atómica y existe un puñado de potencias imperialistas de segundo orden.
Al imperialismo yanqui, más que a los otros imperialistas, su propia condición hegemónica lo hunde más. Por su propia naturaleza imperialista, y para mantener su hegemonía, está obligado a llevar varias guerras al mismo tiempo, además de mantener presencia militar en todos los continentes. Esto le genera un costo económico inmenso, que incluye el sostenimiento de su maquinaria militar y de espionaje, costos por los créditos de guerras ya hechas y las actuales, asistencia a los veteranos, sin contar el costo social que le ocasionan en su propio suelo el desprecio a la vida y la dignidad de las masas, el genocidio que aplican para sojuzgarlas, con lo cual se granjea el odio de todos los pueblos del mundo.
El imperialismo yanqui es el mayor exportador de capitales a nivel mundial, lo que se expresa en enormes desbalances en su economía. El imperialismo yanqui es un gigante con pies de barro, con una inmensa deuda externa, de los hogares y de las empresas y un gran déficit comercial. Es el más monopolista, más parasitario y que atraviesa mayor descomposición que los demás países imperialistas.
Por su parte, en los países oprimidos se concentra la mayor parte de la población del planeta y la más pobre, sometidos a la opresión del imperialismo, el capitalismo burocrático y la semifeudalidad, viviendo en condiciones que no se condicen con el nivel de desarrollo alcanzado por la humanidad, que sufren la degradación de sus condiciones de vida, del medio natural yson golpeados por sistemáticas guerras de rapiña del imperialismo y sus lacayos locales
En los países oprimidos, sobre una base semifeudal, colonial o semicolonial, se desenvuelve un capitalismo burocrático que genera modalidades políticas e ideológicas correspondientes e impide sistemáticamente el desarrollo nacional, explota al proletariado, al campesinado y a la pequeña burguesía y constriñe a la burguesía media. La crisis mundial seguirá descargándose sobre los países oprimidos mientras mantengan esta condición y seguiremos siendo botín de cada reparto.
Contrariamente a lo que digan los representantes del imperialismo y sus lacayos revisionistas, la llamada “liberalización económica”, la “globalización” la “nueva distribución mundial del trabajo”, etc., todo lo que los imperialistas han impulsado junto con las clases dominantes de estos países, no ha cambiado el carácter de los mismos, sino más bien lo ha preservado y evolucionado. Lo que sostienen los embellecedores del imperialismo -de que la inversión extranjera (imperialista) en sectores donde habría ciertas supuestas “ventajas comparativas” conduciría al progreso y desarrollo- no es más que una mascarada para encubrir el saqueo. El resultado de varias décadas de “apertura a la inversión extranjera” es que no ha habido ningún verdadero desarrollo nacional en los países oprimidos. La promesa de que el aumento de los precios de las materias primas generaría grandes beneficios para los países donde están ubicadas, ha quedado absolutamente desmentida por la realidad. Los hechos prueban que la mayor parte de los beneficios, de las ganancias obtenidas en el período de altos precios delas materias primas, fueron a parar a las llamadas “multinacionales”, es decir, a los países imperialistas.
Por medio de su llamada “inversión extranjera” se produce la exportación de capitales imperialistas, la competencia entre monopolios por el dominio de los mercados y países. Aquella potencia que adquiere ventaja en esta carrera incrementa su posición monopolista, su poder y, con ello, su parasitismo, el vivir del “recorte del cupón”, con lo cual también profundiza su propia podredumbre, su hundimiento.
Lejos de impulsar el desarrollo económico en los países oprimidos, la inversión imperialista genera un desarrollo deformado, una economía estrangulada por el capital financiero, mayor concentración del capital en los grandes monopolios y el sometimiento de toda la producción, las finanzas y el consumo nacional a los intereses de éstos. En estas condiciones el proletariado por medio de su partido comunista, en alianza con el campesinado como fuerza principal, tiene la misión de dirigir a todas las fuerzas revolucionarias en la revolución democrática contra el imperialismo, el capitalismo burocrático y la semifeudalidad.
La política del imperialismo de EE.UU. hacia las semicolonias es el mayor sometimiento y la mayor subyugación nacional o la guerra. El plan de los imperialistas es la partición de los países y nuevo reparto, basado en la fuerza militar y el despliegue en posiciones de combate. Lo que buscan no es paz, sino subyugar a los pueblos a través de la capitulación mediante “acuerdos de paz”, con los que sólo formalizan lo ganado en el campo de batalla.
Sin reconocer el carácter semifeudal de nuestros países y, por tanto, la necesidad de la guerra agraria para resolverlo, se termina negando la necesidad de la revolución democrática en los países oprimidos, la necesidad de desarrollar la guerra popular como guerra unitaria-con campo principal y ciudad complemento necesario- para acabar con el imperialismo, el capitalismo burocrático y la semifeudalidad. Así también, sin reconocer el carácter semicolonial y semifeudal, sobre el cual se desenvuelve un capitalismo burocrático en el así llamado Oriente Medio, no es posible entender el carácter de lucha de liberación nacional de sus pueblos contra las distintas potencias imperialistas, su carácter de guerra de resistencia, de guerra justa, principalmente contra el imperialismo yanqui pero sin descuidar a la superpotencia atómica, Rusia, independientemente de las fuerzas de clase que actualmente dirigen estas luchas armadas ante la falta de dirección comunista.
Segunda contradicción: entre proletariado y burguesía.
La inmensa riqueza producida socialmente crece sin cesar, pero esta riqueza es apropiada de forma privada por un puñado de imperialistas y por los grandes burgueses y terratenientes en los países del tercer mundo. El resultado de todo esto son crisis más agudas y con ciclos más cortos dentro de la crisis general y última del imperialismo, que empujan a los estados imperialistas a enredarse en guerras de rapiña por el nuevo reparto del mundo. Todo esto atiza la contradicción entre proletariado y burguesía en las propias naciones imperialistas.
Por una parte, la crisis económica sostenida desde 2008 -que se inició como crisis financiera en EE.UU.- ha sido descargada sobre las masas, golpeado también al proletariado de los países imperialistas, particularmente en Europa, atizando agudas luchas por la defensa de las conquistas obtenidas a lo largo de todo el siglo XX.
Por otra parte, las contradicciones entre burguesía y proletariado se atizan también como resultado de las olas migratorias de miles de refugiados de guerra y pobres en general que, huyendo de la guerra imperialista y de la feroz explotación y opresión de las semicolonias, pasan a engrosar las filas de proletarios en estos países. La ola migratoria y la “tragedia humanitaria” que conlleva son también una necesidad de los monopolios en los propios países imperialistas, que requieren bajar los costos de producción bajando los niveles de salario -por ejemplo, la reacción del imperialismo alemán estima que requiere engrosar la fuerza de trabajo con 500.000 inmigrantes por año- pero al mismo tiempo propalan a través de los medios el peligro del “terrorismo” y promueven la histeria chovinista, alentando el racismo y el nacionalismo. Se promueve la política reaccionaria de dividir a la clase entre trabajadores nativos y trabajadores inmigrantes para conjurar la acción unificada clasista del proletariado, para que éste no se organice como clase única, con intereses únicos e ideología, política y partido comunista. Aquí la contradicción es también entre revolución y contrarrevolución y no entre fascismo y democracia de “izquierda” o de “derecha”. No se trata de tal o cual régimen político o forma de gobierno de la dictadura burguesa, sino de acabar con esta dictadura de la burguesía sobre el proletariado y el pueblo en estos países imperialistas mediante la revolución socialista, que tiene que hacerse mediante guerra popular.
Esta contradicción al interior de las naciones imperialistas se agudiza además-y esto es característico de la actual fase de su descomposición-porque las infamias de todo tipo que cometen los estados imperialistas contra las naciones oprimidas, particularmente el imperialismo de EE.UU., vienen repercutiendo cada vez más al interior de los propios países imperialistas. Los inmisericordes asesinatos en masa mediante bombardeos aéreos, el uso de drones contra la población civil, el estigma de “terrorista” colocado a toda fuerza beligerante que se opone al sometimiento nacional, se han convertido en cosa común como parte de la guerra imperialista. Esto lo hacen en países donde han declarado la guerra y a cuyas fuerzas armadas se les niega tal condición y el derecho a la guerra, pero también lo hacen en países donde llevan a cabo guerra no declarada o secreta como Yemen y Pakistán. Y lo hacen con plena impunidad, porque contra ellos no hay ni jueces ni tribunales internacionales que valgan. Esta guerra imperialista necesariamente tiene que regresar a casa.
Además, en su propio país, el asesinato sistemático y continuo de miembros de las masas más pobres por parte de las fuerzas represivas del Estado yanqui es parte de la guerra contra el proletariado y el pueblo norteamericano, particularmente contra la población negra e inmigrantes del Tercer Mundo. Ante la opresión, las masas se levantan en rebelión y las armas que se les dieron para masacrar a las masas en las naciones oprimidas las están volviendo contra sus propios opresores.
En resumen, lo principal es que el movimiento contra la guerra imperialista irá en aumento, sumado a la rebelión contra la explotación y opresión de la clase y la miseria creciente de las masas. Así está sucediendo en todos los países imperialistas, especialmente en China, Francia, pero también en los Estados Unidos, donde la masa explotada y oprimida del proletariado está conformada por cerca de 50 millones de proletarios procedentes de los países de América Latina. A través de esta masa pobre, el desarrollo de la lucha de clases con guerra popular en América Latina impactará también en el desarrollo de la lucha de clases del proletariado por la conquista del Poder en los Estados Unidos.
Tercera contradicción: entre potencias y superpotencias imperialistas.
Como ya enseñara Lenin, el imperialismo no es uno sólo, sino que hay diferentes países imperialistas. Esto es, potencias y superpotencias imperialistas que se dividen el mundo según sus relaciones de fuerza, económica, política y militar, relación de fuerza que está cambiando a cada momento y que se desenvuelve en colusión y pugna.
Estados Unidos es actualmente la superpotencia hegemónica única. Con la desintegración de la URSS socialimperialista en 1991, el peso económico de la Rusia imperialista quedó reducido a un nivel comparable al de la Italia imperialista, aunque mantiene su carácter de superpotencia atómica. También están las restantes potencias imperialistas como Alemania, Gran Bretaña, Francia, Japón, China, Holanda, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Italia, España, etc., que en total son un puñado de países opresores. Desde la década de 1990 están en un nuevo reparto de los países oprimidos que estuvieron sometidos a la Unión Soviética socialimperialista. Todos los acontecimientos de alguna importancia acaecidos desde ese entonces en el este de Europa, bélicos o no bélicos, enel así llamado Oriente Medio, el Golfo Pérsico y Afganistán se enmarcan en este nuevo reparto.
La antigua pugna entre las dos superpotencias, EE.UU. y la URSS social imperialista se ha transformado. La actual situación mundial está marcada por el plan del imperialismo yanqui de desarrollar a sangre y fuego su guerra de agresión con un objetivo inmediato –Siria– otro a mediano plazo –Irán– y un objetivo estratégico que es arrebatar a Rusia su condición de superpotencia atómica que aún mantiene, para lo cual utiliza alianzas, según convenga, con los otros imperialismos como Alemania, Francia, Inglaterra, etc., a fin de subvertir el orden en las zonas de influencia que tienen gran valor estratégico para Rusia. Por su parte, Rusia pugna por conservar estas zonas, especialmente en Ucrania, Siria e Irán.
El punto más candente está actualmente ubicado en el así llamado Oriente Medio, porque el control de esta zona, particularmente sobre Siria e Irán, tiene gran importancia para el imperialismo yanqui, no sólo porque significa arrebatar las esferas de influencia de Rusia, sino también porque le permitiría asegurar su condición hegemónica al acceder al control estratégico de una de las regiones clave del mundo para el abastecimiento de petróleo a casi todas las demás potencias imperialistas, asegurándole así una ventaja definitiva en la competencia interimperialista. Es precisamente este aspecto el que dificulta que pueda alinear a todas las demás potencias contra Rusia.
Cuando los imperialistas, solos o coaligados, van contra un país oprimido o contra varios de estos países del Tercer Mundo, en ese momento no sólo se expresa la contradicción principal, sino también la tercera contradicción, entre países imperialistas. Y en esto violan cuando quieren sus propios acuerdos, su propio derecho internacional, el principio de no agresión, pues la ley es para que la cumplan los otros. Por ello la paz, la armonía entre los imperialistas son viejas historias vueltas a contar, como la del “superimperialismo”, “ultraimperialismo”, “neoimperialismo”, “neoliberalismo”, “neocolonialismo”, viejas teorías que apuntan contra la revolución democrática y contra las luchas de liberación nacional.
La rebatiña imperialista por llevarse la mayor tajada de la torta es absoluta y la colusión de unos con otros es relativa, esto determina el carácter circunstancial y pasajero de las alianzas imperialistas; no hay “bloques imperialistas”. Las potencias imperialistas de segundo orden bregan por convertirse en nuevas superpotencias y así pugnar por la hegemonía mundial para poder ocupar el lugar que hoy ostenta el imperialismo yanqui e imponer a través de una nueva guerra mundial un nuevo orden y un nuevo reparto. La Unión Europea no es un “imperialismo europeo”, sino que es alianza de los países de Europa Occidental bajo dirección de Alemania para pugnar por el reparto del mundo.
Tampoco hay tal “bloque Rusia-China”, entre éstos también existen disputas. Más aún, la China socialimperialista aún no tiene un lugar muy importante en el nuevo reparto, debido a que tiene baja capacidad ofensiva en relación con las demás potencias imperialistas. Con China aún aplica la contención y prima la colusión, pues tiene su lugar como manufacturera de los productos de consumo y para la colocación de capitales de diferentes potencias imperialistas como EE.UU., Japón, Alemania y otros.
En relación con la contradicción entre socialismo y capitalismo, que corresponde a toda la era de la revolución proletaria mundial, en la situación actual ésta se desenvuelve en el terreno ideológico e histórico. Desde el campo de la reacción, esta contradicción se manifiesta en la ofensiva contrarrevolucionaria general, que entra en declive y actualmente apunta contra las guerras de liberación nacional por medio de la denominada “guerra contra el terrorismo”, a la cual oponemos la contraofensiva revolucionaria que se desarrolla con guerra popular. En el campo de la revolución, la contradicción entre socialismo y capitalismo se expresa en que el socialismo vive como idea en las luchas del proletariado y los pueblos del mundo. El clamor de las masas por reconquistar el Poder se levanta especialmente en los países donde ha habido socialismo, perspectiva que se expresa cuando los veteranos de la URSS que combatieron en la II Guerra Mundial marchan con carteles del camarada Stalin y cuando los obreros y los campesinos en China se levantan en nombre del Presidente Mao. Todas estas luchas son parte del complejo proceso de restauración y contrarrestauración. El socialismo se establecerá ahí de todas maneras y será con guerra popular, para continuar con la construcción del socialismo y la dictadura del proletariado.
El Presidente Mao, analizando el desarrollo de la lucha de clases a nivel mundial, comprendió que el imperialismo había entrado en una fase de agravamiento de su crisis general y que se había abierto la época de su barrimiento completo por la revolución proletaria, destacando que esto ocurriría en el periodo de los “próximos 50 a 100 años”. El Presidente Gonzalo desarrolló esta comprensión, indicando que alrededor de 1980 entramos en la ofensiva estratégica de la revolución proletaria mundial, en que la tarea estratégica retrasada es la constitución o reconstitución de los partidos comunistas, según sea el caso, sobre la base del marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo, para iniciar y desarrollar las guerras populares en todos los países del mundo como guerra popular mundial. Debemos reafirmarnos en todas estas importantes tesis y combatir resueltamente todas las tentativas de la reacción y el revisionismo que siembran confusión, sirven a la dispersión del movimiento comunista y a separar el movimiento comunista de las luchas de liberación nacional.
Se despeja el campo para la revolución y la guerra popular. En América Latina, los gobiernos de Venezuela, Brasil, Bolivia, Ecuador, etc. han entrado en descomposición, arrastrando a toda laya de oportunistas y revisionistas que los han sustentado y defendido como supuestos gobiernos “antiimperialistas”, “progresistas”, “revolucionarios”, etc. Este descalabro alcanza también al revisionismo cubano, que ha respaldado y usado de soporte a todos estos gobiernos, que lejos de ser de “izquierda” -como lo propala el oportunismo, el revisionismo y demás reaccionarios- son gobiernos que, en cada país, encabeza la facción burocrática de la gran burguesía al servicio del imperialismo, principalmente yanqui. Es también expresión de esta descomposición definitiva el acuerdo de “paz” entre el revisionismo armado y el gobierno de Colombia para tratar de deslegitimar el camino democrático, la Guerra Popular, con el cretinismo parlamentario y seguir sosteniendo el camino burocrático de la reacción y el imperialismo.
El enfrentamiento bélico entre revolución y contrarrevolución en el mundo nos impone la tarea irrenunciable de combatir el imperialismo y la reacción combatiendo al mismo tiempo en forma implacable al nuevo revisionismo, rechazando el oportunismo y el cretinismo parlamentario, y educando a las masas en la violencia revolucionaria y en distinguir a los amigos de los enemigos, para que así puedan liberar sus poderosas energías en la lucha revolucionaria. Para esto es necesario adquirir cabal comprensión del maoísmo como ideología universal y, en medio de la lucha de dos líneas, asumirla, encarnarla y aplicarla a la revolución en cada país, generando el pensamiento guía y la jefatura de cada revolución, todo esto en medio de la forma más alta de la lucha de clases, la guerra popular.
Es una necesidad la lucha contra el nuevo revisionismo que ataca el marxismo, el partido, la violencia revolucionaria, el socialismo y la dictadura del proletariado, cuya forma más sistematizada se estructuró en el Perú como línea oportunista de derecha, revisionista y capitulacionista, rabiosamente negadora de la jefatura, del pensamiento gonzalo, de la guerra popular y de la revolución democrática. Hay que combatirlo implacablemente en cualquier forma que se presente, como son sus variantes que representan los revisionistas Avakian, Prachanda y otros. 
Se necesitan más guerras populares para hacer la revolución y enfrentar la guerra imperialista
La situación objetiva a nivel mundial se desarrolla y en todas partes maduran las condiciones para la revolución. Tal como lo señaló el Presidente Mao en 1958, el imperialismo aún está vivo, y el imperialismo yanqui -como superpotencia hegemónica única y gendarme contrarrevolucionario mundial- es el enemigo principal de los pueblos del mundo; aún hace y deshace en África, Asia y América Latina; aún ocupa semicolonias por la fuerza, despliega bases militares e impone la guerra de rapiña; aún está oprimiendo a las masas populares en su propio país. Y todo esto es hoy aún más agudo que hace 60 años. Pero esta misma situación se hace también cada vez más insostenible y es inevitable el levantamiento de más del 90 por ciento de la población mundial contra el imperialismo y los reaccionarios, y esto, en dura brega y en desarrollo desigual, ya está en curso como una segunda gran ola de la revolución proletaria mundial.
Como maoístas, somos partidarios de la tesis del Presidente Mao de ‘tres mundos se delinean’, que concibe, por una parte, la distinción fundamental entre naciones imperialistas y naciones oprimidas por el imperialismo y, por otra, que entre los imperialistas existen contradicciones, que éstos se mueven en colusión y pugna, donde la pugna es absoluta y la colusión es transitoria, pues la pugna es por la repartija imperialista del botín que somos los países oprimidos.
Así, vemos cómo el primer mundo está en redefinición, que se expresa en cómo se va produciendo el hundimiento de la superpotencia hegemónica única, el imperialismo yanqui, en un largo proceso con florescencias pasajeras y recaídas. Vemos también cómo la superpotencia atómica, Rusia, busca recuperarse a largo plazo y cómo las demás potencias imperialistas de segundo orden le pisan los talones, dentro del proceso de barrimiento/hundimiento en que se encuentra el imperialismo por la revolución mundial, cuya base son los países del Tercer Mundo.
La situación actual confirma lo señalado por el Presidente Mao respecto a que Asia, África y América Latina son zonas de tempestades revolucionarias y base de la revolución proletaria mundial, y confirma también lo que indica el Presidente Gonzalo respecto a que el Tercer Mundo se extiende actualmente hasta Europa.
La disputa entre los imperialistas se va a intensificar mucho más y nuestros países son el botín de disputa. Habrá lucha cada vez más encarnizada entre los monopolios del capital financiero, a veces violenta y a veces no violenta, pero principalmente violenta, pues el imperialismo es guerra y reacción política en toda la línea. Es lucha por mercados para exportación de capitales y extracción de materias primas y otros recursos naturales y por fuerza de trabajo más barata, ese es el interés de los monopolios imperialistas y ese es el interés de sus Estados. Esta es la base económica de las guerras de agresión del imperialismo contra los países oprimidos, su verdadero carácter es el de guerras de rapiña por un nuevo reparto en un amplio escenario que-entre otros escenarios-abarca desde el Asia Central al África Subsahariana y que se irá extendiendo más. Sólo entendiendo esto es posible reconocer el carácter de guerra de rapiña imperialista contra los pueblos y naciones oprimidas, como estamos viendo en Palestina, Irak, Afganistán, Mali, Siria, Libia, etc. Esta misma guerra de rapiña desata la ira de los pueblos, que se levantan en poderosa lucha armada y llevan al atolladero político, moral y por tanto militar de los imperialistas, los que, vistos en perspectiva, no son más que tigres de papel.
Todo esto genera mejores condiciones objetivas para la revolución mundial. Sólo los revisionistas y oportunistas encallecidos pueden pretender negar la mayor maduración de las condiciones objetivas en todos los países, particularmente en los países oprimidos, que son la base de la revolución mundial y el botín del nuevo reparto en marcha.
Todas las contradicciones fundamentales del mundo actual se agudizan, pero en particular se agudizan la contradicción históricamente principal, entre naciones oprimidas por un lado y naciones imperialistas por otro, y la tercera contradicción, inter imperialista. Pero también la guerra imperialista de agresión tiene que repercutir en los propios países imperialistas, como ya está ocurriendo con la agudización de la lucha de clases entre el proletariado y la burguesía. Así, se entiende que el centro de la tormenta se encuentra en las naciones oprimidas, pero que también se deben constituir o reconstituir partidos comunistas en los propios países imperialista se iniciar y desarrollar guerras populares.
Las masas se están levantando en rebelión en todo el mundo, hay mayor hundimiento del imperialismo y éste se enreda en una serie compleja de guerras en las que será barrido definitivamente por la revolución mundial en el periodo de los 50 a 100 años. Esta es la etapa de ofensiva estratégica de la revolución proletaria mundial, que avanza en una nueva gran ola conformada por guerras de resistencia y guerras populares, donde estas últimas son lo principal en perspectiva.
Únicamente partiendo de lo aportado por el Presidente Mao podemos comprender la situación actual de países del llamado Oriente Medio Ampliado como Siria, donde se agudizan dos contradicciones en las que actúan tres fuerzas. Las dos contradicciones son: 1) la contradicción entre naciones oprimidas y naciones imperialistas, contradicción principal y 2) la contradicción interimperialista, contradicción secundaria. Las tres fuerzas son: 1) El imperialismo de EE.UU., superpotencia hegemónica única, enemigo principal, y sus aliados temporales; 2) la superpotencia atómica, Rusia, y sus aliados temporales; 3) el país agredido, Siria, incluyendo todas sus clases y minorías nacionales, exceptuando un puñado de traidores partidarios de la teoría de la subyugación nacional. Aun cuando la justa lucha de resistencia es llevada por las masas en forma heroica y debe ser apoyada por todos los revolucionarios, ésta es aún la fuerza débil. Para hacerla fuerte y asegurar la perspectiva de efectiva liberación de las masas es imprescindible la dirección proletaria. Esto clama a los comunistas de Siria reconstituir su Partido Comunista en el crisol de la lucha armada, para construir un frente único de resistencia nacional contra la ocupación imperialista bajo la consigna “¡muerte al invasor!” y, luego de la expulsión del agresor extranjero, proseguir la revolución democrático nacional hasta su culminación, todo a través de la guerra popular. También para los comunistas del mundo la consigna “¡Abajo la guerra de agresión imperialista! ¡Muerte al invasor!” debe ser asumida firmemente y, a través de impulsar guerras populares para mostrar el camino, servir a desarrollar la revolución proletaria mundial.
Las gloriosas guerras populares en India, Perú, Filipinas y Turquía amenazan con prender fuego a toda la pradera. Las guerras populares, a pesar de mil dificultades, están demostrando que los bandidos imperialistas son los verdaderos terroristas, las masas populares son las verdaderas constructoras heroicas de un nuevo mundo. Las Guerras Populares en curso son parte del poderoso viento del este que continúa soplando para barrer al imperialismo de la tierra y deben ser firmemente apoyadas.
Para desarrollar la revolución proletaria mundial se necesitan más guerras populares, guerra popular para enfrentar la guerra imperialista, para hacer la revolución democrática y para hacer la revolución socialista. Para esto deben constituirse o reconstituirse partidos comunistas en cada país, según sea el caso, aplicando lo enseñado por Lenin acerca de ir a lo hondo y profundo de las masas, educarlas en la práctica de la violencia revolucionaria, en barrer el colosal montón de basura y en el combate implacable al oportunismo y al revisionismo.
Este es un proceso lleno de vicisitudes, de lucha a muerte entre marxismo y revisionismo, entre izquierda y derecha. Revisionistas, derechistas y todo tipo agentes de la reacción buscan negar el avance del maoísmo, la nueva gran ola de la revolución proletaria mundial y la actual etapa de ofensiva estratégica de la revolución mundial y, con esto, sirven a intereses reaccionarios. Es necesario aplastar todas aquellas posiciones que tratan de negar la existencia y agudización de las tres contradicciones fundamentales a nivel internacional y, en particular, la contradicción principal, la existente entre las naciones oprimidas y las naciones imperialistas.
La guerra popular es necesaria en todos los países y continentes para llevar a cabo la revolución en cada país y como guerra popular mundial para barrer el imperialismo de la faz de la tierra y proseguir la marcha al comunismo. Y dado que la guerra popular es la guerra del pueblo dirigida omnímodamente por el Partido Comunista, se desprende la tarea central y principal que es constituir o reconstituir los partidos comunistas, según sea el caso, sobre sólidas bases marxista-leninista-maoístas allí donde aún no se ha iniciado la guerra popular y fortalecer las bases marxista-leninista-maoístas para desarrollar la guerra popular por la conquista del Poder allí donde éstas ya están iniciadas, como única garantía para superar las dificultades y llevar la revolución hasta el fin.
La experiencia histórica del movimiento comunista internacional ha demostrado que cada vez que estalla una revolución en un país oprimido, la gran burguesía y los terratenientes de ese país no sólo se oponen desesperadamente, sino que se alían con el poder de las diversas potencias imperialistas y tratan de reprimir el movimiento revolucionario mediante la alianza de la reacción local y extranjera y el revisionismo. Esto exige poner en práctica firmemente el internacionalismo proletario, apoyando las luchas de los partidos hermanos y profundizando la lucha de dos líneas al interior del movimiento comunista internacional para, sobre la base de la crítica y la autocrítica y poniendo por delante el deseo de unidad, resguardar que prevalezca en todo momento la línea revolucionaria. Los pasos que se vienen dando por parte de los partidos y organizaciones participantes de este V Encuentro de Partidos y Organizaciones Marxista-Leninista-Maoístas de América Latina son importantes en este sentido y son elementos concretos que aportan a la necesaria tarea de reconstituir la Internacional Comunista sobre la base del maoísmo y de la guerra popular.
Para esto necesitamos profundizar permanentemente nuestra comprensión y aplicación del maoísmo como nuestra única garantía de victoria, en medio de la lucha de clases y de la lucha de dos líneas, y a la luz de la experiencia histórica del movimiento comunista internacional. Únicamente así podremos dar la lucha contra desviaciones de derecha y de “izquierda”, orientar a los revolucionarios que las contradicciones fundamentales no están “entre democracia burguesa y fascismo” o “entre revolución y reformas”, sino reafirmarnos en la principal lección extraía por Marx de las gloriosas jornadas de la Comuna de Paris: que al pueblo no le sirven simples cambios de gobierno, que nada útil obtendrá de participar del viejo Estado, sino que únicamente obtendrá verdaderas victorias derribando la dictadura de la burguesía y sus aliados reaccionarios y estableciendo la dictadura del proletariado, lo que el Gran Lenin y el Presidente Mao resumieron magistralmente como: ‘salvo el Poder, todo es ilusión’ y ‘el Poder nace del fusil’.
Camaradas, en 1848 Marx y Engels emitieron este gran llamado: “Proletarios de todos los países, uníos”. Desde entonces esta consigna de combate ha inspirado las luchas del proletariado en todo el mundo y lo ha guiado por el camino de la emancipación.
Cuando se inició la etapa histórica del imperialismo, Lenin emitió este gran llamado para estas nuevas condiciones históricas: “¡Obreros de todos los países y naciones oprimidas, uníos!”, con la cual unió el movimiento proletario por la construcción del socialismo con las luchas de liberación nacional en los países coloniales y semicoloniales.
Hoy el imperialismo yanqui, el principal enemigo de los pueblos del mundo, sigue sembrando el caos en todo el planeta y sigue granjeándose el odio de los pueblos del mundo, los cuales desean su liberación y se levantan en resistencia. Como comunistas, tenemos el deber de cumplir más firmemente nuestra jornada para dirigir el poder latente de los pueblos del mundo contra ese gigante con pies de barro, uniendo a todas las fuerzas antiimperialistas con el llamado que hiciera el propio Presidente Mao Tsetung: “¡Pueblos de todo el mundo, uníos y derrotad a los agresores norteamericanos y a todos sus lacayos! Pueblos de todo el mundo, tened coraje, atreveos a luchar, desafiad las dificultades y avanzad en oleadas. Así el mundo entero pertenecerá a los pueblos. Los monstruos de toda especie serán liquidados.”
¡Viva la Nueva Gran Ola de la Revolución Proletaria Mundial!
¡Abajo el imperialismo y todos sus lacayos!¡Aplastar el revisionismo!
¡Vivan las guerras populares!
¡Honor y gloria a los héroes comunistas!
¡Defender la vida del Presidente Gonzalo! 
Partido Comunista del Brasil (Fracción Roja)
Partido Comunista de Ecuador - Sol Rojo
Movimiento Popular Perú (Comité de Reorganización)
Fracción Roja del Partido Comunista de Chile
Frente Revolucionario del Pueblo de Bolivia MLM
Organización Maoísta para la Reconstitución del Partido Comunista de Colombia
Comité Bandera Roja – Alemania
Adherentes:
Comités para la Fundación del Partido Comunista (Maoísta) de Austria